miércoles, 29 de febrero de 2012

Destrozando a Arjona

Ha vendido millones de discos, ha recibido unos cuantos premios -incluidos Grammy- y es ampliamente conocido en el mundo hispano; todo un suceso en la escena musical. Es Ricardo Arjona. Quizás un atrevido, alguien que revela en público sus pensamientos, alguien que dice lo que muchos no dirían, alguien que hace vindicar a los albañiles, camioneros, mecánicos, latoneros con sus composiciones (o descomposiciones, para un vasto público)

Arjona tiene detractores a chorros. A muchas les llega (ojo, frase muy estilo Arjona) pero a unos cuantos miles demás, incluyéndome, no.

Sin recurrir a la poesía, ni intentar clasificar sus letras dentro de algún género literario, elegí algunas de sus canciones para ver por qué genera tanto rechazo, sobre todo en los hombres y qué es lo que hace que a las mujeres, desde jovencitas, les atraiga.

Y ¡Oh sorpresa! ¡Oh por Dios! Oh my Lord! Oh my God! Oh my gosh!... Las frasecitas que Arjona convirtió en canciones son como para abrir los ojos... pero tapándose los oídos. Seguro que si estas canciones aparecen a nombre de la Tigresa del Oriente, de los Rayos de Sinaloa, la banda Llano adentro... uno las calificaría como ‘típicas’, algo así como ‘qué más se podía esperar’... Pero son de Ri-car-do Ar-jo-na (‘típico... qué más se podía esperar’ –decimos los hombres) el romántico aquél que se atreven a elevar a poeta.

Dentro del cancionero de Arjona, encontramos este coctel hormonal fruto de su particular inspiración:
De la canción ‘7 metros’, estas frasecitas:

“Derrapé por tu ombligo,
fui a parar hasta el fondo,
y salí con la ayuda de un frágil vello,
mientras buscaba una manera de burlar tu cinturón
con pura imaginación.”

¡Plop!... Me atrevo a insinuar que estaba viendo el canal Venus, cuando escribió eso.

Un pedazo de la canción ‘Aborto’, donde además, mostraba las ganas de andar en pijamada entre mujeres:


“En el proceso mensual, más tardío de su historia
fue a una amiga del colegio a la que le compartió su memoria;
le contó que dos meses atrás con aquel muchacho fugaz
hicieron tremendo pastel en aquel viejo hotel”

Tremendo el pastel que Arjona escupió en esta canción... “En el proceso mensual más tardío de su historia”... Cantándole a un retraso, y desde luego, genera otro retraso, de carácter espacio-temporal, en aquél que como yo se pone a pararle bolas a lo que dice.

Ahora veamos un aparte de ‘Las suegras’


“Y tú venderás al mejor precio tu virtud,
enterrarás el amor en ataúd,
y a tu conciencia no le quedará salud.
Y tú, serás de ese hombre un artefacto muy usual,
el prototipo de un objeto muy sensual
para hacerle el amor por las noches muy puntual.”

La canción podría perfectamente llamarse Apocalipsis o Armagedón, finalmente uno termina temblando al ver ese mensaje.


Fijaciones y otras cositas

Hombre que no tenga fijaciones por las zonas erógenas de las mujeres, no es hombre, punto. Es la naturaleza y parte del instinto animal que cargamos. Con este tema se han escrito miles de textos, incluso algunos ya de carácter universal. Tenemos la literatura oriental que nos habla del mantra, del yoni y el linga, el kamasutra, e incluso hasta el erótico Cantar de los Cantares, de la mismísima Biblia. Y ahora, el ‘poeta’ guatemalteco, es quien expresa su fijación por las zonas erógenas femeninas de una manera muy singular.

Extracto de la letra de ‘Mi primera vez’:

“Despacio voy por tu cintura
Despacio y me detiene una duda
Si es que realmente merezco
robarme a la niña
y regalarte a la mujer
e inscribirme en tu ayer”

Al leer “inscribirme en tu ayer” es como imaginarse una lápida de mármol donde yacen estas palabras. Q.E.P.D.

Más adelante les mostraré la canción más auténtica, más atrevida, quizás la más horrible, pero la más ‘zafada’ de todas sus composiciones. Es la composición que lo descompone a uno...

Veamos ahora un aparte de la canción ‘Historia de taxi’:

“Me dijo "dobla en la esquina, iremos hasta mi casa.
Después de un par de tequilas, veremos qué es lo que pasa."
Para que describir lo que hicimos en la alfombra.
Si basta con resumir que le bese hasta la sombra,
y un poco más...”

“Y un poco más”... esto en palabras de un labriego, de un albañil, de un conductor sería un insulto al insulto. Nadie duraría que sólo un viejo verde y asqueroso soltaría de su jeta una frase así. Pero no, el que lo hizo fue Arjona... ¡Plop!

Y a propósito de albañil, qué tal esta perla, de la canción ‘Embarazada’:


“Me gusta ver tu abdomen de perfil
que viene a recordarme
que de una nueva vida seré yo el albañil...”

Con el palustre por delante, una camisa llena de manchas de pintura y un bigote con rastros de cemento, usando un palillo –mondadientes- para limpiarse la jeta, es como imagino el video de esta canción.

Letras sicodélicas

El resto de la humanidad necesitaría de un yagé bien cargado o un ‘porro’ vencido y mal preparado capaz de hacerlo salir de este mundo y entrar en la dimensión inspiradora que logró Arjona.

Hay que ver la capacidad que tiene el compositor de escribirle a cuanta cosa se le atraviesa en el camino, o en la cabeza –cuando no está pensando las cérvix-.


Y sin abandonar el viaje del yagé de inspiración, aquí tenemos otra muestra, esta es parte de la canción ‘Casa de locos’:


“Tu perro no me deja en paz ni un rato
en plena reunión familiar le hace el amor a mi zapato
Y los arañazos en mi espalda
son por culpa de tu maldito gato”

“Tu perro le hace el amor a mi zapato”... Yo comienzo a sentir lástima. A Arjona le pasan todos los chascos. Lo destruyen, lo deprimen... La ley de Murphy le cayó sólo a él, pero con todo el peso de la ley... ¡Pobre!

Y si falla la inspiración, supongo que lo que uno hace es encender el televisor, un ejemplo de ‘Frente al televisor’:

“sal tomando Coca Cola, mascando un chicle
o moviendo el trasero en un anuncio de jeans
montada en un caballo de los de Marlboro
o echándote esa pomada que te abre los poros
y cura el acné, pero sal por favor
que hace ya tanto tiempo que no se te ve.”

Y para confirmar su falta de inspiración, veamos la canción ‘Receta’:

“Deme un Tylenol pa'l mal de cuerpo y un Diasepán para olvidar
un galón de suero está perfecto y un Lexotán para volar.
Deme un Valium mil pa'estar bien muerto y que no me dé por recordar
un Tagamet para lo incierto y un Prozac pa' exorcisar.
Ese fantasma tuyo que es una hepatitis C, que no lo cura ni un trasplante
deme un Dormicum para privarme y un Vivarín pa' despertar.”

Esta oda al laboratorio, sin duda no tuvo como fuente de inspiración a ‘El yerberito’. ¡Menos mal! ¡No queremos que destruya nada más!

Y la siguiente canción se podría clasificar como archivo X. De origen paranormal, porque no hay explicación humana que aclare qué quiso decir en ‘Quesos, cosas, casas’


“El que invento la propiedad privada no era más que un vendedor
y al mono que soñaba, lo convirtió en consumidor
de quesos cosas casas
de peros paras porqués
de oro y bisutería
de ropa y lavandería
de mierda y peptobismol”

Sin ser sicólogo, sí se nota que Arjona ya estaba tocando fondo. Es más, el hombre tiene una canción que tituló ‘Tocando fondo’:

“este es el himno nacional
y por bandera tengo tu tanga café
confieso que la paso mal
y no sé cómo puedo mantenerme en pie”

¡Qué mejor remate que este! “Por bandera tengo tu tanga café”... Y no solo debe ser su bandera, además debe ser su escudo y tesoro más preciado. Quizás él toma esa tanga con sus manos, la acerca a su cara, la huele, suspira y saca todas estas letras de otra dimensión (o de caca, dirán algunos en una más acertada definición)

Tampón literario

Y como dije al inicio, aquí está la letra completa de una canción que habrá que preguntarle (si somos así de masoquistas) de dónde fue que la sacó. En qué estaba pensado (Es obvio en qué estaba pensando) pero que hasta la fecha es la dedicatoria más original que he visto.

Cuando me encontré esta canción, no creí que la menstruación fuera musa de inspiración; no pensé que un hombre pensara en la menstruación; no logro comprender la dimensión a la que hay que llegar para escribirle unas letras a la menstruación y que, sobretodo, pretenden ser poema y quieren llegar al corazón.

Busquen tampones, toallas, esponjas, trapeadores, algodones y todo lo que sea capaz de absorber estos chorros de sangre, que sirvieron para que Arjona creara ‘De vez en mes’:


De vez en mes

De vez en mes te haces artista,
Dejando un cuadro impresionista,
Debajo del edredón.

De vez en mes con tu acuarela,
Pintas jirones de ciruelas,
Que van a dar hasta el colchón.

De vez en mes un detergente,
Se roba el arte intermitente
De tu vientre y su creación.

Si es natural cuando eres dama,
Que pintes rosas en la cama,
Una vez de vez en mes.

De vez en mes,
Una cigüeña se suicida,
Y ahí estás tú tan deprimida,
Buscándole una explicación.

De vez en mes,
El cielo te roba el milagro,
El tiempo te hace un calendario,
De una vez, de vez en mes.

De vez en mes,
Tú me propones huelga de hambre,
Yo algo de imaginación.

De vez en mes la luna nueva,
Viene a quitar lo que renueva,
Y a colocar otra ilusión.

De vez en mes soy invisible,
Para intentar en lo posible,
No promover tu mal humor.

De vez en mes no hay quien te aguante,
Y es un pecado estar distante,
Y otro peor quedarme ahí.

Y aunque hay receso obligatorio,
Y el cielo se hace un purgatorio,
Te amo más, de vez en mes.

De vez en mes,
Una cigüeña se suicida,
Y ahí estás tú tan deprimida,
Buscándole una explicación.

De vez en mes,
El cielo te roba el milagro,
El tiempo te hace un calendario,
De una vez, de vez en mes.

De vez en mes,
Tú me propones huelga de hambre,
Yo algo de imaginación.

De vez en mes,
Tu vientre ensaya para cuna,
Tu humor depende de la luna,
Y yo te quiero un poco más.

De vez en mes,
A ti te da por tomar siestas,
A tus hormonas por las fiestas,
Y el culpable siempre yo.

De vez en mes,
No hay más reloj que el de tu cuerpo,
No hay más luz que la que das,
De vez en mes.


Twitter: @alejodiceque

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada